foto: Paola Arbiser
foto: Paola Arbiser

¿con jota o con ge?

 

  Sólo por una sutileza de lenguaje, nada sino un corrimiento ortográfico, sutileza de esa letra chica, sólo un ganchito... escribimos inclusive. 

 Como coger y cojer. Ge.

Todxs somos sujetxs de lenguaje, incluse en el sexe. 

 ¿Cómo y por qué.. esa cuestion del "falo"; si tiene dos sentidos, se atribuye a "hombre". ..?

Una acepción es el órgano sexual masculino. El otro sentido tiene que ver con un semblante de poder, y así puede ser fálica la actitud de una mujer.

El del falo no tiene que ser ocupado por varones en sentido literal. Une x buscar el falo en une y: si busca parejxs mucho más jóvenes, desea la juventud - en tanto semblante de potencia.

 Ese hombre maduro que corteja chicas busca el falo. Je.

Creo la pregunta es cómo manejamos la potencia del deseo; esa energía sin nombre, que parece estar disponible, sin embargo... algo nos controla o nos descontrola.

Tenemos esta pulsión de muerte, dice Sigmund, inherente al ser humano... se nos une con la libido y hace que tengamos impulsos agresivos, orientados hacia nosotros mismos o hacia un objeto externo: sadismo y masoquismo respectivamente.

Diccionario de Psicoanálisis; mmm... a ver... término "masoquismo".

¡Qué palabra del abismo, cadenas, tachas con sangre y  rotos...!

En el comienzo fue el verbo...  papá Freud da tres masoquismos: moral, erógeno y femenino.

 Categoriza así:

El masoquista moral anda buscando castigo: nos autoboicoteamos.

El masoquista erógeno es el de los látigos, me gustaría que me ahorques un poco, esa perversión que nos permite una descarga... Sádicos y masoquistas disfrutan.

El masoquista femenino... ¡¿qué es ?! ¡¿qué tiene que ver con la esencia de lo femenino...?! 

Dice papi psi: " Si se tiene ocasión de estudiar casos en los que los fantasmas masoquistas se hayan elaborado de forma especialmente rica, fácilmente se descubre que colocan al sujeto en una situación característica de la femineidad..."

Ataja la pelota el equipo feminista y activa la defensa:

- Muchas afirmaciones del padre del psicoanálisis adolecen de perspectiva de género sesgada.

 Siglo XXI feminismos mediante, nos permitimos sospechar... aquí hay gato encerrado: "Una situación característica de la femeneidad…"

Sé femenina, como nos enseñaron, por ejemplo... sentate con las piernas cerradas. 

Deseo; cerrá las piernas.

La hembra es la que pone los huevos en el mundo de los pájaros. Sin embargo los ovarios humanos no los llamamos huevos; los testículos gozan ese privilegio: ¡ sutilezas del lenguaje...!

 ¿ Será que la posición masoquista es la forma femenina de esta cultura en que vivimos?


Potencia sexual, potencia económica, potencia política ... caudales de energía .

¿Por qué muchas veces las mujeres proyectamos esa potencia en los varones?

Cedemos el timón. Aunque nos demos cuenta de que el naufragio está a la vista.

 

Soy un mono con navaja explicando Psicología, pero intento apropiarme de lo que leo... no es justo que estos textos estén reservados a los locólogos. 

Todxs somos sujetxs de lenguaje, inclusive o exclusive.


 

foto: Paola Arbiser

Meternos con nuestra infancia, es una forma poderosa de entrar en contacto con una realidad que sigue operando en nuestra vida actual... por muchas décadas que hayan pasado. La realidad del niño-a interior. Si podemos vislumbrar esas escenas con un toque de esa percepción que teníamos entonces, sin juzgar a los adultos de nuestro entorno (dentro de...

bajar al agua

04.05.2019

Semilla : germen de vida, aliento donde la Pacha Mama mora dormida.

foto Paola Arbiser
foto Paola Arbiser

  A la luz del deseo 

 El mercado del amor

Con estrategias pegajosas, el mercado en sus tentáculos nos atrae, como producto de lo que nos hace deseables. Alumbramos noches solitarias trepad@s a las góndolas de este supermercado virtual

Florencia Pavoni Perrota hizo su tesina sobre las nuevas tecnologías en "el mercado del amor". El tutor es un pensador querido de varias generaciones: el gran Cristian Ferrer.

La ahora licenciada en Comunicación analizó dos aplicaciones de citas amorosas, las más utilizadas en este momento

Nuestras estrellas son... (suene la fanfarria) Tinder y Happn

(¡¡ Lluvia de corazones !!)

La dedicatoria termina "... A aquellos con los que hubo amor, y a aquellos con los que no lo hubo, también".

El deseo es tan caprichoso y voluble, que esta dedicatoria democrática nos predispone a su lectura.

Rebobinamos (¿todavía se rebobina?)y nos preguntamos: ¿es tan caprichoso el deseo?

Pasaje a tiempo presente: la capacidad de ser potencialmente deseables cabe en un algoritmo.

Siglo XXI, el cambalache del amor se ve muy prolijo pero... ¡ Un grado de "ruido"  en la ecuación del amor, en el discurso marketinero con que se promueven las aplicaciones del amor. Suena mejor love apps ...

Las publicidades con que ambas aplicaciones nos convencen de ofrecernos ese encuentro soñado- resulta diferente, casi opuesto punto a punto, a la experiencia de utilizar estas tecnologías.

Destino culeado! Y...  consumidores y producto a la vez, el destino (¡culeado!) es ese ruido que los algoritmos no logran formular.

 Esta tesis profundiza en cuáles son tanto " las representaciones del ideal romántico" como " los sentidos sobre el afecto, la búsqueda y el encuentro con un otro" que ponen en juego la publicidad y la técnica involucradas.

Como las de las gaseosas, las fórmulas de las tecnologías de búsqueda se conservan en hermético secreto.

Cuáles son las expectativas sobre el amor que nos hacemos, y cómo el dispositivo tecnológico gestiona los caminos mágicos del encuentro, a partir de ellas.

Buscar pareja o un toco y me voy - ambas necesidades de animal humano, parecen sin embargo no conciliarse facilmente.

Admite que su tesis trabaja más sobre el amor que sobre la satisfacción del deseo sexual, esto se debe a que utiliza como material las publicidades de ambas aplicaciones. Para el marketing, el objetivo de los encuentros es el amor entendido en sentido romántico.

"... el discurso publicitario con el cual estas dos aplicaciones se manejan, no tiene al sexo casual como diferencial de ventas."

Lástima bandoneón... las cosas no son así de románticas.

Esta elipsis del cuerpo que nos ofrecen la virtualidad, no evita una necesidad de conexión, a veces compulsiva. O un poco desconcertante. Como si uno fuera al almacén a buscar yerba o bizcochitos y de pronto cayera en un universo paralelo.

Claro que nadie esperaría una impresora 4 D donde se materialice un romance inmediato...

Pero como internautas amantes precisaríamos ahora ... ¡un mapa de las emociones y del goce... !

En fin, proyectamos nuestra sombra... aún con tecnologías virtuales.

   La escritura como un trabajo sobre la autoestima; sobre las fibras íntimas de la identidad.